viernes, 25 de enero de 2013

Semillas de hinojo

El hinojo, pese a tener tan poco espacio en la gastronomía española, es una planta autóctona de la cuenca mediterránea y gran parte de la Europa meridional y sus semillas han formado parte durante siglos de la medicina tradicional y gastronomía de países como Italia o Grecia. A pesar de eso, no encontramos muchas referencias sobre el uso de estas semillas dentro de nuestro recetario, siendo más utilizadas en repostería las semillas de su pariente más cercano, el anís, que se le asemeja en sabor y propiedades. Donde sí tienen mucha relevancia es como parte de algunos curries indios o como uno de los ingredientes del conocido polvo de cinco especias chino. Hinojo en el botiquín Si hay una propiedad saludable por la que las semillas de hinojo son internacionalmente reconocidas es la carminativa. Y la ejercen de manera tan efectiva y poco agresiva con el sistema digestivo que son un elemento esencial en las infusiones y tónicos para bebés que ayudan en la digestión y evitan los temidos cólicos. Para transformarlas en infusión, lo normal es utilizar unos veinte gramos de semillas por litro de agua, aunque podemos potenciar el efecto digestivo combinándolas con anís estrellado, anís verde, manzanilla o cilantro. También son reseñables, aunque menos conocidas, sus propiedades expectorantes. Combinadas con un poco de tomillo, malva y miel ecológica, podremos beneficiarnos de una infusión muy poderosa para las vías respiratorias en los meses de invierno. Su capacidad para disminuir las náuseas y mareos durante los primeros meses de gestación o para incrementar la leche durante la lactancia son otras cualidades poco conocidas pero muy utilizadas por la medicina popular desde tiempos remotos. Además, mascar unas semillas de hinojo tostado después de comer, como lo hacen en algunas zonas de la India, proporciona un aliento fresco al instante y libre de bacterias. Hinojo en la cocina Si comparamos el sabor de las semillas de hinojo con las de anís, podemos constatar que estas son más suaves y aromáticas. Si las vamos a utilizar en platos salados, podremos potenciar su sabor si las tostamos unos segundos en una sartén sin aceite. Inspirándonos en la cocina italiana, no queda nada mal agregar una cucharadita de semillas machacadas en la elaboración de alguna salsa de tomate destinada a acompañar una pasta y en el sofrito para un risotto de verduras. También pueden darle un punto dulzón y muy agradable a nuestras tortillas francesas. Una opción muy sabrosa sería agregarlas ligeramente tostadas en el amasado del pan o ponerlas por encima de la masa antes de meter al horno para que creen una cobertura crujiente y dulzona. Pero donde sin duda las semillas de hinojo pueden ser de más provecho en nuestra cocina diaria es como acompañantes en la cocción de todo tipo de legumbres. Por ejemplo, una cucharadita de estas semillas en el agua en la que vayamos a cocer judías o garbanzos puede contrarrestar alguno de los temidos efectos más indigestos de estas legumbres tan saludables. Vía:http://www.elcorreodelsol.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1

Buscar este blog

Related Posts with Thumbnails