miércoles, 29 de septiembre de 2010

Un bebé de 24 semanas "resucita" poco antes de ser sepultado

El bebé nació de forma prematura el pasado lunes en un hospital público de la localidad de Tulancingo, aunque los médicos comunicaron su muerte a la madre, una menor de edad que estaba embarazada de 24 semanas.
Horas después, cuando sus familiares estaban en el tanatorio, "empezaron a darse cuenta de que había ruidos y movimientos y al destapar la pequeña caja se dieron cuenta de que la niña estaba llorando", explican las autoridades.La recién nacida fue trasladada a un hospital privado de Tulancingo, donde permanece "estable" y su estado de salud es bueno, mientras que la doctora que decretó su muerte y el equipo médico ya han sido apartados del servicio.
Las autoridades han abierto una investigación para depurar las posibles responsabilidades del hospital y de quienes atendieron el parto, que podrían haber incurrido en un delito de responsabilidad profesional.
Todos estos antecedentes, las elevadas estadísticas de mortandad y la falta de latido cardiaco llevaron a la doctora a firmar el certificado de defunción y a ordenar su traslado al mortuorio.
"No sabemos en qué momento se restableció la función cardiaca y pulmonar", añadió. El responsable del centro médico supo pronosticar qué secuelas podría tener la bebé tras lo ocurrido "porque sus órganos están inmaduros". BQM

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1

Buscar este blog

Related Posts with Thumbnails