jueves, 28 de enero de 2010

Las espinacas


No es casualidad que el endeble Popeye necesitase una lata de espinacas cada vez que quería defender a la pobre Olivia del acoso de Brutus. De hecho, la fama que tiene esta verdura es totalmente merecida, aunque es necesario acabar con algunos mitos exagerados sobre su aporte de hierro. No obstante, sus propiedades nutritivas son muchas, ya que no sólo aportan energía y fuerza, además son ligeras y no tienen un solo gramo de grasa.



Sus hojas de verde intenso y oscuro esconden gran cantidad de vitaminas y minerales. Las vitaminas A y C son las que están más presentes en esta verdura, aunque el mejor modo de aprovecharse de estos nutrientes es comiendo las hojas en crudo, en ensaladas por ejemplo. Existen gran variedad de espinacas, todas ellas clasificadas por el tipo de hoja.
No sólo son nutritivas y deliciosas, sino que además contribuyen a mejorar nuestra salud: ayudan a hacer la digestión y alivian el estreñimiento gracias a la fibra; y además disminuyen la presión arterial.


El aporte calórico de las espinacas es mínimo: 100 gramos de esta verdura aportan sólo 16 calorías. Tampoco tiene colesterol y no tienen grasas, con lo que se convierte en ingrediente imprescindible para dietas de adelgazamiento.
Las espinacas se consideran una fuente poderosa de minerales, sobre todo de hierro. Aunque las cantidades de este mineral son importantes, es un mito que las espinacas dispongan de grandes cantidades de hierro. No sólo su absorción es variable, sino que estas verduras poseen mucha más cantidad de magnesio, calcio, fósforo, potasio y sodio, de ahí que sean vitales en la alimentación de niños y adolescentes.
Las hojas disponen de ácido fólico en abundancia, esencial para la formación de la sangre. Pero, a su vez, suministran importantes cantidades de ácido úrico y oxálico, por eso, aquellos que padezcan gota, cálculos renales o artritis deberán consultar con su especialista para que les recomienden el consumo más adecuado para ellos.
En cuanto a sus vitaminas, las espinacas tienen gran cantidad de betacarotenos, precursores de la vitamina A, que disponen de una importante función anticancerígena. Las espinacas también tienen vitamina C, aunque se pierde al cocinarlas, por eso en los estados carenciales de vitamina, es mejor tomar esta verdura en ensalada. También es rica en vitamina B9.
Vía:http://www.cocinayhogar.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1

Buscar este blog

Related Posts with Thumbnails